Experiencia Avance

Historias en la villa

Dante paso con su mamá en bicicleta por la esquina de Avance Automotores esa mañana, se dejaba ver la muestra que inauguraba el ciclo de muestras en Avance Arte 2017. Esta vez, el maestro Solís y sus esculturas habitaban el salón de la esquina, cerquita de la rotonda del golfista.
Dante tendría diez años, su mamá y él detuvieron la bicicleta al ver “el toro”. Le pidió a su mama entrar solo a la Agencia, aprobando con un gesto, su mama lo esperó en la vereda. Luego de empujar la puerta de blindex, se despegó de ella y recorrió una por una las esculturas de Solís, se inclinó, se acercó, tomo distancia y las observo detenidamente, algunas en puntas de pie, con una suerte de certeza de quien entiende que es eso lo que lo fascina. El entorno y el bullicio de la agencia solo eran un murmullo lejano para sus oídos. Así lo describió Eugenia.
Eugenia es la recepcionista de Avance, ella lo observaba en silencio desde su escritorio, lo dejo perderse por un buen rato con la paciencia de quien entiende “el recibir” realmente.
Luego, sin prisa… se acercó a su mama y le pregunto el porqué de su interés, intrigada tal vez; su mama comentó que tenían un familiar que se dedicaba a las artes visuales, que es algo que lo fascinaba desde chico, y en ese instante, Eugenia envuelta en la misma fascinación, en esta cosa de ver a un niño de aproximadamente diez años detenerse en el arte de ese modo, le dijo a su mama que le gustaría darle una sorpresa.
Eugenia llamo al maestro Solís y le propuso encontrarse con Dante en Avance y regalarle un libro de él, y eso fue lo que sucedió!
Me quedo pensando en cuantas cosas se conjugaron ese día en Avance y pienso que cuando los encuentros toman cuerpo desde el arte, son encuentros verdaderos. Esa mañana dialogaron el tiempo de observar, un espacio donde observar, la sensibilidad entre una persona que se da el tiempo de esperar a un niño a que observe, una obra, una mama dispuesta a desviarse de su mandado y un artista dispuesto a regalarle el libro a un niño que en su vida imagino que esto sucedería.
El encuentro ocurre en los desvíos del arte y por el arte!
Gracias Eugenia por vehiculizarlo, haciendo honor al espacio!
Marta Rivero

Entregas